Prólogo de Ramón Díaz Eterovic