• El Asombro
  • El rincón más lejano
  • Campus
  • afilador
  • breviario_minimo
  • concentracion_bicicletas
  • criaturas_cyborg
  • crimen
  • flores_cyborg
  • hipodromo_alicante
  • hombres_cuento
  • ladron_cerezas
  • manuscrito
  • mujeres
  • nostalgias
  • nuevas_hadas
  • peregrinos
  • prontuario_claveles
  • santos_devocion
  • tanLejos_Tancerca
El Asombro1 El rincón más lejano2 Campus3 afilador4 breviario_minimo5 concentracion_bicicletas6 criaturas_cyborg7 crimen8 flores_cyborg9 hipodromo_alicante10 hombres_cuento11 ladron_cerezas12 manuscrito13 mujeres14 nostalgias15 nuevas_hadas16 peregrinos17 prontuario_claveles18 santos_devocion19 tanLejos_Tancerca20

Hombres con cuento El ladrón de cerezas

El ladrón de cerezas es la historia de una familia chilena de clase media durante la década del setenta-ochenta; la narración del  aislamiento y la orfandad de una generación; una novela que nos enseña a un adolescente postergado en su escuela, en su familia y en su flemático entorno. Un niño que debe asumir la desaparición de uno de sus padres. El abandono penetra así en él, dañando su personalidad e imagen, transformando la categoría de todos los momentos de su vida y destino, preparándole, en definitiva,  un final aciago.

El sentimiento de fusión entre el  pasado y el presente es complejo y Ramiro Aldea (su protagonista) posee, a pesar de todas estos hechos, un componente romántico, fantasmal, horroroso e inopinado. Constituye ésta una de las preocupaciones constantes de esta novela; hablamos de la novela de formación centrada en el tiempo y en el espacio, cruzada además por una biográfica de seres pavorosos, extraños y egoístas.

La novela adquiere en manos de Max Valdés Avilés un mecanismo narrativo sobresaliente. No se trata de un inventario de acaecimientos que suceden al protagonista sino de la forma cómo los incorpora éste en su biografía. Novela ágil, muy bien escrita, entretenida y que cala hondo en la estructura psicológica de cada personaje.

Es ésta, la segunda novela de una trilogía que el autor califico “del pasado”, la primera fue Manuscrito sobre la oscuridad, la historia de Sara y de la siniestra Casa-Quinta de La Cisterna, una convivencia con personajes inicuos, deplorables y dipsómanos.

Esta vez Ramiro Aldea no busca, los hechos devienen; inaugura así la apertura de un umbral para el cual no está preparado y cuyas figuras significarán su vida como un puñal adherido a la carne.


-