• El Asombro
  • El rincón más lejano
  • Campus
  • afilador
  • breviario_minimo
  • concentracion_bicicletas
  • criaturas_cyborg
  • crimen
  • flores_cyborg
  • hipodromo_alicante
  • hombres_cuento
  • ladron_cerezas
  • manuscrito
  • mujeres
  • nostalgias
  • nuevas_hadas
  • peregrinos
  • prontuario_claveles
  • santos_devocion
  • tanLejos_Tancerca
El Asombro1 El rincón más lejano2 Campus3 afilador4 breviario_minimo5 concentracion_bicicletas6 criaturas_cyborg7 crimen8 flores_cyborg9 hipodromo_alicante10 hombres_cuento11 ladron_cerezas12 manuscrito13 mujeres14 nostalgias15 nuevas_hadas16 peregrinos17 prontuario_claveles18 santos_devocion19 tanLejos_Tancerca20

Hombres con cuento El asombro

Un hombre,  ya sin nombre, entre las sombras y el asombro.  Un perro, también sin nombre, distinguible sólo por su raza,  Labrador, el único ser capaz de irrumpir en la soledad radical de ese hombre que revive a confusos ramalazos la catástrofe reciente y lucha, cree luchar, por la supervivencia.
 ¿Cuándo muere este hombre? ¿Cuándo lo aplasta un muro o,  acaso, como a Juan Preciado, lo matan los miedos? De cualquier manera, este personaje parece ser mucho más activo y voluntarioso que el hijo legítimo de Pedro Páramo. Lucha con todas sus fuerzas por sobrevivir y se enfrenta como puede al asombro, asombro aquí en el sentido de la primera acepción que le da el diccionario: espanto.
Allí aparece con mucha fuerza la indefensión frente a la adversidad, las sombras hostiles con las cuales hay que luchar, incluso empleando la violencia.  La lucha por escapar aunque por el camino se vaya encontrando la prolongación de la catástrofe, en algún momento el asombro deja de ser espanto y se convierte en algo que maravilla.
 El perro sigue junto a él,  braceando en el mar, donde lo etéreo comienza a cobrar sentido.


-